¿Es el voto rogado el problema o…?

Curiosidades del voto rogado, aprendidas después de las vacaciones.

No tuve problemas para ejercer mi derecho a voto, porque ya estaba registrado en el consulado de España en Zúrich. El primer día que fue posible solicitarlo (finales de octubre, creo recordar) , lo hice de forma telemática usando el certificado digital del DNI electrónico. No esperé a que salieran las listas del censo ni nada, porque ya había votado en las elecciones andaluzas.

Un mes después, me llegaron mis papeletas, meti los votos en los sobres, los sobres en otros sobres y así hasta que terminé enviando la carta por correo certificado en Zúrich. Todo bien, todo a tiempo.

¿Problema? Que la mayoría ni es tan rápida como yo, ni tiene por qué hacerlo de forma telemática, ni tiene un consulado a unas cuantas paradas de tranvía. Y si pasa eso, y esperas, por ejemplo que te envíen la confirmación del censo electoral, vas mal. Después de las vacaciones he descubierto en mi buzón la tarjeta del censo, que te informa de cuál es tu circunscripción y tal. Fechada fuera de plazo para solicitar el voto. Pero a casa no llegó hasta, después de las elecciones, después del 30 de diciembre.

El problema no es el voto rogado, el problema es que la administración en España es MUY POCO DILIGENTE. Por no ponerse en algo peor.

Share This: