C’est le moment

Después de 8 meses en Suiza, ya va siendo hora de que mi francés de un salto cualitativo. Aunque no se me da muy mal, porque consigo hacerme entender con suficiente soltura, y prueba de ello es que soy “el que contesta al teléfono” en la oficina, debería aprovechar la inmersión para poner mi francés al mismo nivel que está mi inglés. Así que, a partir de hoy, os presento a mi avatar LingQ de francés. Irá creciendo a medida que yo aprenda.

Après huit mois en Suisse, c’est le moment de vraiment améliorer mon français. Bien que je ne fais pas trop mal, car je peux me faire comprendre suffisamment. Une preuve de ça est que c’est moi qui “répondre au téléphone” au bureau. Alors, à partir d’aujourd’hui, je vous présente mon avatar LingQ pour le français. Il va grandir tandis que j’apprends. 

À tous les lecteurs francophones (s’il y a quelqu’un), n’hésitez pas de me corriger.   

Share This:

Avances

Esto es una locura burocrática, pero poco a poco todo va tomando forma. Hoy, por fin y con la inestimable ayuda de un compañero que habla francés nativo y no  lo que hablo yo, he podido abrir la cuenta bancaria.

¿He dicho cuenta? Cuentas! Porque de golpe me han abierto tres, como el que no quiere la cosa. Corriente, de Ahorro y para la fianza del piso. Porque aquí los bancos funcionan muy bien, en un momento me lo han hecho todo, esta semana tengo listas la tarjeta y el acceso a internet. Y lo de la fianza es curiosísimo: en vez de pagarle al dueño, abres una cuenta con la fianza y esta cuenta queda bloqueada hasta que el dueño supervise que todo está en orden a la hora de dejar el piso. Pero ojo, el dinero es tuyo, siempre tuyo y el dueño no lo puede tocar si no firmas tú también. Bloqueo recíproco.

Por otro lado, hoy he estado con la gente del trabajo y ya tengo sitio fijo, ordenador y hasta teléfono. Por cierto, me van a hacer tarjetas de visita: “Qué Ilusión Más Grande”.

Lo demás, bien, la comida de hoy en la cafetería del trabajo ha estado muy bien, por alrededor de 11 euros he comido bastante: un solomillo de caballo con verduras y croquetas y además el postre. Vamos, el plato combinado clásico pero versión exótico-suiza.

Hoy me acuesto mucho más tranquilo sabiendo que he podido avanzar en los procesos administrativos. De aquí a una semana, estoy totalmente establecido. ¡Viva!

Share This:

Cansancio intelectual

Ayer fue un día rematadamente cansado. No por el ejercicio físico, ya que como estaba lloviendo, me pasé toda la mañana y la après-midi en el sofá sino por el esfuerzo mental de después. Ay señor, y eso no es nada comparado con lo que me espera.

Anne me propuso ir a ver un espectáculo de Ópera (Don Giovanni) y acepté. Bien pues imaginaos la situación de estar en una granja rehabilitada (a Sergio le habría gustado la integración hormigón-madera) rodeado de gente que habla francés a la velocidad del rayo, viendo una obra cantada en italiano (a la barrera del italiano hay que añadir la barrera de que es cantado, y eso dificulta aún más) subtitulada en francés. Triple mortal carpado hacia detrás. Menos mal que conocía el argumento, si no… a saber!

El primer acto lo pude comprender más o menos bien, porque a la velocidad que cantaban me daba tiempo a leer el texto de los subtítulos. Poco a poco la granja se fue caldeando (literalmente) y cuando iba a empezar a hacer calor, tuvimos el descanso. Momento crucial, llegamos al bar con las amigas de Anne y empecé a pescar. Y volví con la cesta muy vacía. ¡Madre mía! ¡Qué velocidad! No me enteraba de casi nada. Y yo venga a concentrarme en las caras de los hablantes. Con los ojillos medio cerrados haciendo un esfuerzo por captar algo, aunque fuera viendo cómo movían los labios. Ni modo.

Trompetitas y comienza el segundo acto. Y esto fue el acabose. El calor ya desde el principio era insoportable y me pasé todo el tiempo abanicándome con el programa. La trama estaba más complicada y los subtítulos apenas me daba tiempo a leerlos y comprenderlos. Así que estuve esperando el final con muchas ganas.

Cuando por fin acabó, nos tomamos unas copas fuera, al fresco mientras llovía. Más de lo mismo, ojillos cerrados y a intentar pescar. Hubo un par de veces que conseguí entender un par de frases seguidas, pero por lo demás nada, imposible.

Así que llegué a casa deseando acostarme y poner el cerebro y las orejas en remojo, porque menuda paliza les di ayer. No quiero ni pensar cómo va a ser esto cuando la semana que viene añada el doble tirabuzón del inglés a mis entrenamientos. Trabajo en inglés, vida en francés, y mi cabeza en español. Espero no volverme loco, y adaptarme pronto.

Share This:

Preparando el primer viaje

Como el aeropuerto de Sevilla es bastante regulero, decidí que la mejor opción para viajar a Suiza sería coger un vuelo Málaga-Ginebra, que con EasyJet puede quedarse en 30 euros por trayecto. Pues no, vaya decepción las comunicaciones en España. No existe forma de llegar a Málaga antes de las 8.45 de la mañana en transporte público. El vuelo a Ginebra sale a las 9, que no es una hora loca, pero yo llego a la estación a las 8.45. Así que, si sumamos pasar la noche en un hotel, los viajes en tren o autobús hasta Málaga desde Sevilla, la oferta de EasyJet deja de ser razonable.

Así que atención a la locura que he tenido que plantear para llegar a Sierre, Suiza:

  • Vuelo Sevilla-Bergamo (aeropuerto cercano a Milán) con Ryanair
  • Autobús-lanzadera del aeropuerto de Bergamo a la estación central de Milán
  • Tren Milán-Brig (Suiza)
  • Tren Brig-Sierre

Todo este proceso es mucho más barato (100 euros menos)  que Sevilla-Ginebra-Sierre o Sevilla-Málaga-Ginebra-Sierre. Zúrich era incluso más caro.

Y como volar es así de caro, para mi traslado definitivo he pensado en ir por carretera: alquilar furgoneta, coche o whatever, y tirar para allá porque:

  • Las maletas que tenga que llevar pueden costarme un ojo de la cara al facturarlas
  • Los servicios de mensajería internacionales me cobrarían miles de euros por transportar mis pertenencias
  • Los servicios de mudanza pueden cobrar también miles de euros por llevarme las cosas.

Así que al final, creo probable que compremos algunos muebles en Suiza y nos deshagamos (sabe dios cómo) de los que tenemos aquí.

Share This:

Trabajo a orillas del Ródano

Pues sí. La respuesta ya ha llegado. El uno de Septiembre, empiezo en Sierre, Suiza. Tas oficinas están exactamente en el sitio que véis en la foto, se llama TechnoArk.

TechnoArk, SierreEstoy muy ilusionado y motivado. Nervioso, y aún no me lo termino de creer.

La Suisse, on y va!

Share This:

Destino probable

No quiero gafarlo, pero hoy he tenido la entrevista para el puesto de trabajo en Suiza. Sí, precisamente hoy, con Suiza. Y la verdad es que ha ido muy bien: que si mi experiencia me proporciona una gran ventaja respecto a los demás candidatos, que si soy el favorito del entrevistador, que si hablo muy bien inglés… y el lunes me dan la respuesta oficial.Así que, a aguantar unos días más y a buscarme un vuelo con EasyJet a Ginebra.

El trabajo es en un pueblecito pequeño en las montañas, el lugar más soleado de toda Suiza, donde sólo llueve 7 días al mes, cada mes.

Universidad de Suiza Occidental en Sierre

Share This: