Avances

Esto es una locura burocrática, pero poco a poco todo va tomando forma. Hoy, por fin y con la inestimable ayuda de un compañero que habla francés nativo y no  lo que hablo yo, he podido abrir la cuenta bancaria.

¿He dicho cuenta? Cuentas! Porque de golpe me han abierto tres, como el que no quiere la cosa. Corriente, de Ahorro y para la fianza del piso. Porque aquí los bancos funcionan muy bien, en un momento me lo han hecho todo, esta semana tengo listas la tarjeta y el acceso a internet. Y lo de la fianza es curiosísimo: en vez de pagarle al dueño, abres una cuenta con la fianza y esta cuenta queda bloqueada hasta que el dueño supervise que todo está en orden a la hora de dejar el piso. Pero ojo, el dinero es tuyo, siempre tuyo y el dueño no lo puede tocar si no firmas tú también. Bloqueo recíproco.

Por otro lado, hoy he estado con la gente del trabajo y ya tengo sitio fijo, ordenador y hasta teléfono. Por cierto, me van a hacer tarjetas de visita: “Qué Ilusión Más Grande”.

Lo demás, bien, la comida de hoy en la cafetería del trabajo ha estado muy bien, por alrededor de 11 euros he comido bastante: un solomillo de caballo con verduras y croquetas y además el postre. Vamos, el plato combinado clásico pero versión exótico-suiza.

Hoy me acuesto mucho más tranquilo sabiendo que he podido avanzar en los procesos administrativos. De aquí a una semana, estoy totalmente establecido. ¡Viva!

Share This:

3 comentarios en “Avances”

Los comentarios están cerrados.